``Nuestros hijos están en un estado emocional devastador``

de Victoria Prooday, terapeuta ocupacional
En los últimos 15 años, los investigadores nos han dado estadísticas cada vez más alarmantes sobre un aumento agudo de enfermedad infantil y que comienza a ser una epidemia.

Las estadísticas no mienten:

  • 1 de cada 5 niños tiene problemas de salud mental.
  • Se ha notado un aumento del 43% en el TDAH.
  • Se ha notado un aumento del 37% de la depresión adolescente.
  • Se ha notado un aumento del 200% de la tasa de suicidios en niños de entre 10 a 14 años.
Los niños de hoy están siendo sobre-estimulados y sobre-regalados de objetos materiales, pero están privados de una infancia sana, tales como:
  • Padres emocionalmente disponibles.
  • Límites claramente definidos.
  • Responsabilidades
  • Nutrición equilibrada y sueño adecuado.
  • Movimiento general, pero especialmente al aire libre.
  • Juego creativo, interacción social, oportunidades de juego no estructurado y espacios para el aburrimiento.
Estos últimos años se les llena de padres distraídos digitalmente, padres indulgentes y permisivos que dejan que los niños gobiernen el mundo, y que sean ellos quienes ponen las reglas.

¿Qué podemos hacer?

Si queremos que nuestros hijos sean individuos saludables y felices tenemos que despertar y volver a lo básico, está comprobado que con las semanas se nota una gran mejoría aplicando esto cada día. Establecer límites, es usted el capitán del barco, no sus hijos. Ofrecer un estilo de vida a los niños que sea equilibrado, tanto en salud emocional, cómo en salud física, alimentación, diciendo NO sin miedo porque lo que ellos quieren, no tiene por qué ser lo que necesiten.  Disfrutar del tiempo de calidad en familia, fuera de las tecnologías, disfrutando juntos y compartiendo. Jugar a juegos de mesa fomenta mucho las relaciones familiares y ellos pueden ser los que mandan, déjese guiar por sus intereses. Involucre a sus hijos en las cosas y tareas de la casa, juntos es más divertido y mejor, fomentando la ayuda y mejorando su autoestima. Disfrutar del deporte un rato cada día en la medida de lo posible y respetar sus horas de sueño es imprescindible para crecer sanos.

Enseñar responsabilidad e independencia

Conviértete en el entrenador emocional de tus hijos, enseñarles a reconocer y gestionar sus emociones , sus frustraciones y su ira. Enséñales a tomar turnos, a compartir, a reconocer un fallo, a disculparse y obtendrá buenos resultados.