La Inteligencia Emocional en la educación

por Luis Hermo
Nos preparamos académicamente desde la más tierna infancia, primero en el pre escolar, luego la primaria, secundaria, y así vamos obteniendo conocimiento que tendrá que ver con nuestro desarrollo profesional, la carrera o profesión que elegimos seguir, y de la cual viviremos gran parte de nuestra vida activa.

Esto no nos enseña a manejar  las emociones, ya sea propias o ajenas;  tampoco al trato con otras personas y aún menos, en la forma de entender y de sentir de los demás.

La pregunta ahora es ¿aprendió usted en estos procesos, el manejo adecuado de las emociones de otras personas al gestionar su responsabilidad en el cargo que ocupa?, ¿aprendió también la respuesta  las presiones de un superior o directivo, que solicita informes de su trabajo en forma continua y recurrente, o ¿tiene claro cómo abordar  un problema de relacionamiento entre sus colaboradores en su área de influencia? ¿Tiene claro cómo abordarlo y cómo esto puede generar problemas en la productividad, ambiente

Y no me refiero a las áreas técnicas de su trabajo, sino al manejo de situaciones y a la manera de comunicarse con los demás.

Cada uno de nosotros desde el lugar que nos toque, o el lugar al que logremos acceder, necesitamos trabajar por los proyectos que ayuden a cambiar realidades, en nuestros entornos, nuestros países, sus sociedades, su gente, en el transcurso de los años, la enseñanza a todo nivel, ha cambiado, se transformó, desde el alumno al docente, más allá de los programas de estudio,  que en muchos de nuestros países se has desgastado o perdido su  vigencia, existen otros aspectos  importantes a valorar, como por ejemplo, que cambios existen en la tecnología, en los alumnos, y sus entornos, en los docentes y sus realidades, los cambios generacionales, la comunicación, los valores, los paradigmas implantados, los motivos que nos mueven y mucho más, en el presente libro llevare a lector algunas herramientas de cambio, y una visión completamente inclusiva y polivalente, se transmitirán las herramientas de “Inteligencia Emocional” en EL ALUMNO , EL DOCENTE, LA FAMILIA y EL AULA.  Pretendiendo crear un puente entre las partes, desde la empatía, el cambio de visiones, y poner en primer lugar de manera indefectible, los objetivos finales, que son Enseñar y Cambiar y por supuesto, una visión muy amplia de lo que el “cerebro”, influye en  las acciones y emociones de las personas, según los aportes extraídos de autores contemporáneos, como el Dr. Facundo Manes, y el Dr. Estanislao Bachrach.

Necesitamos volver a dar importancia a ”La Persona”, al alumno sin guardapolvos, el niño que juega, que llora, que quizás no tiene un entorno que lo contenga, al docente que comprometido trabaja por su alumno, más allá de las horas por las que se les paga, a la familia que ha salido toda a trabajar y perdió la posibilidad de compartir con sus hijos “el hacer las cosas juntos”, se mostraran experiencias en países donde el incursionar en “Inteligencia Emocional en la Educación” cambio la realidad y el futuro de muchos, y en las generaciones por venir.

Hablemos de Educación Emocional

Es una época difícil, tenemos mucha información al alcance de la mano, con solo un clic en el celular o el ordenador, tenemos información que en otras épocas quizás nunca llegarían a nuestra vida en forma de aprendizaje por medio del estudio, por ejemplo en los últimos 10 años los científicos aprendieron más del cerebro que casi en toda la historia de la humanidad, nos comunicamos con personas a miles de kilómetros , con solo desearlo, pero que hay de nuestras emociones, como podemos incorporar a nuestra manera de sentir lo que vivimos a diario, yo le llamo “NUESTRA BIBLIOTECA DE VIDA” todos tenemos vivencias en la infancia, niñez, adolescencia, juventud, madurez y vejez, a estos les llamo Procesos Internos de Aprendizaje, dependiendo de nuestra “Educación Emocional” nos convertimos en vencedores, o padecemos la vida, en ocasiones las personas olvidamos momentos críticos o simplemente como me dijo alguien alguna vez, “Guardo esa experiencia en un Frízer que debo tener en el cerebro”,  corremos de esos momentos, si bien en parte es una forma de protección, también dejamos de lado el proceso de aprender de la experiencia, la “EDUCACIÓN EMOCIONAL”, es aprender de las situaciones vividas, aprender del miedo, la frustración, la inseguridad, pero por lo general no lo enfrentamos y creemos que así es más sano para nuestra tranquilidad personal. Es vital enseñar a los niños y jóvenes a conocer y gestionar su emociones, este proceso, no solo le ayudará a tener una vida feliz, también será una herramienta para rendir más desde el aprendizaje y sus primeras experiencias con los estudios, y sus resultados.

¿Qué es la Inteligencia Emocional?

“Inteligencia Emocional”, es llevar nuestra “inteligencia” a nuestras “emociones”, existen 5 habilidades básicas que componen la columna vertebral de la “IE”, ella son Autoconsciencia,  Autocontrol, Empatía, Motivación, y Relacionamiento Social.

Utilizarlas juntas, en el mismo momento con la misma persona, en la misma situación, es un desafío que pocos pueden lograr,  pero los resultados pueden parecer mágicos por los cambios que generan en momentos críticos, hasta hace algunas décadas atrás el (C.I.) Coeficiente Intelectual, era la fortaleza del éxito y la clave para medir  las posibilidades de logros de una persona, en la actualidad y cada vez más, necesitamos incorporar la (I.E) en todos los niveles del ser humano, en el trabajo, en la casa, con su familia, al conducir un vehículo, al gerenciar una multinacional, o una pequeña compañía, o dirigir un país, y por supuesto todo lo demás se vería favorecido si lo incluimos en LA EDUCACION, gestionar emociones propias y ajenas, es muy importante para el relacionamiento interno en todos los ámbitos, en la educación, este aspecto entre alumnos, padres, docentes y directivos puede influir en el aprendizaje y desarrollo del niño y por lo tanto de las personas en su entorno.

Por un lado tenemos el recibir los conocimientos de (I.E) y por otro lado se encuentra la capacidad de incorporar los cambios pertinentes, y cambiar con el nuevo conocimiento, como actuamos en determinadas situaciones que lo ameriten, como en todos los aspectos, de la teoría a la práctica puede haber un gran trecho, y como hablamos de nuestras emociones puede ser mucho más difícil el proceso de aprendizaje.

Cada vez que sucede algo inesperado en tu diario vivir, te puede cambiar el estado de ánimo, tu rendimiento, su trato con tu entorno, aún cómo te sientes contigo mismo, el identificar las emociones y actuar en consecuencia es importante para permanecer, pero también es vital aprender a gestionarla emociones y respuestas.

Identificar las emociones es vital para subsistir

La Emoción es un estado complejo que se genera ante un hecho o situación determinada, interna o externa, no tiene mucha duración pero en el corto tiempo que se manifiesta, puede generar reacciones o respuestas en usted, que no son las indicadas.

Es importante identificar como nos sentimos, y luego que  produce ese sentimiento, hablamos primero de estos temas, porque es muy importante para utilizar recursos, para no quedarnos mal ante situaciones determinadas, durante más tiempo del necesario, es claro que las cosas que suceden a nuestro alrededor, generan emociones, y por lo tanto en pensamiento, una acción y a veces un sentimiento

Ante un hecho o estimulo, se genera la emoción, esta emoción genera un sentimiento, y este un pensamiento, y el pensamiento una acción y luego si no cambiamos lo que pensamos, todo se repite, a partir del pensamiento, digamos que usted tiene un choque pequeño con su vehículo, y aunque no fue su culpa, los dos autos involucrados se dañan, si usted sique pensando en el hecho, una y otra vez, seguirá sintiendo la misma rabia, o frustración, o miedo que en el comienzo, en cambio si lleva su mente lejos de la situación y asume lo sucedido, su estado de ánimo cambiara, por lo tanto también su emocionalidad y el sentimiento desaparecerá, la clave está en el pensamiento, luego volveremos a este punto del pensamiento, la mente y el cerebro.

De ellas surgen todas las demás emociones, por lo tanto, conociendo y gestionando de manera adecuada estas 6 emociones, encontraremos la llave, para la gestión de las otras muchas emociones que nos afectan a diario.

La diferencia entre cerebro y mente

Es interesante compartir algunos conocimientos, ya que el objetivo final, siempre es “llevar agua al molino de la educación”, es decir, “todo suma”, para que usted disfrute su trabajo y genere cambios en sus entornos y en sí mismo.

La definición más práctica para explicar, la encontré en el Dr. Estanislao Bachrach, en su libro (ENCAMBIO), que dice que “El Cerebro”, es como el hardware y “La Mente”, es como el software, el cerebro está constituido por tus neuronas y sus conexiones, llamadas (Sinapsis), las cuales forman circuitos o cables, los cuales según los últimos descubrimientos de la neurociencia, se pueden modificar, la mente en cambio, son tus “Pensamientos y Emociones”, que corren por el sistema operativo que es el cerebro,

Me costó bastante tiempo de estudio y análisis e investigación llegar a comprender más cabalmente como funcionamos, desde el escenario “Cerebro Mente”, trataré a continuación de llevar a ustedes, lo aprendido, para fijar el conocimiento inamovible y cierto, de que “Podemos Cambiar” lo que pensamos, lo que sentimos, lo que hacemos, buscando las raíces de las emociones que tenemos, pero además sabiendo que tras un esfuerzo de nuestra parte, todo se puede.

Es verdad que nuestros pensamientos, generan nuestras emociones, pero también es real ,que podemos cambiar la forma de pensar, pensamos de determinada manera, basados en el conocimiento o no que tengamos de un tema, basados también en lo aprendido en los primeros años de vida hasta la juventud, en la influencia que tengamos de nuestros entornos familiares, laborales, sociales, culturales, y que tan influenciable somos, depende de lo que pensamos, pareciera ser un circulo que da vueltas, pero en realidad todo está conectado directa e indirectamente, esto tiene que ver con lo que percibimos, como vemos la realidad, a que cosas le damos valor, que priorizamos, todo esto pasa por “La Mente”, Un pensamiento no se puede tocar, pero tiene el poder para hacerte actuar.

“El Cerebro”, es el lugar en donde tus pensamientos, pueden modificar tus acciones, al igual que las emociones y sentimientos, allí modifican o no tu comportamiento.

El “cerebro”, está formado por tres capas bien diferenciadas, el “Cerebro Reptil”, la parte más antigua del “cerebro humano”, el  área intuitiva, todo lo que hacemos de manera automática se genera en ésta área, luego con el transcurso de los años y a causa de las experiencias vividas y los entornos, para la superación y cambio de las personas, apareció el “Cerebro Límbico”, el mismo tiene que ver con las emociones, desde éste momento el cerebro comenzó a sentir emociones y actuar en consecuencia, muchos años después, hace unos 200 millones de años según la ciencia, apareció el “Cerebro Racional o Neocortex”, recién allí el ser humano comenzó a analizar las cosas de manera racional, quiere decir, que el “Cerebro Humano” , tiene mucha experiencia en reaccionar o intuir, y en lo primero es en lo que necesitamos trabajar más, porque está más instalado en nosotros desde el comienzo , le sigue lo emocional, o sea en este aspecto, no tenemos tanta experiencia, y sin embargo el 95 % de las decisiones que tomamos a diario, son emocionales, es decir que quizás muchas de estas decisiones, no están tan bien tomadas, ya que los aspectos racionales, son más nuevos para el cerebro, y necesitan en cierta forma desplazar la influencia de otras áreas para lograr mayor equilibro.

Pero por suerte, el cerebro “aprende y cambia”, y esto es genial para nuestro crecimiento personal y profesional.

El propósito de incluir estos conocimientos en este libro es para ilustrar como funcionamos, y conociendo este hecho, que acciones podemos tomar para hacer de nuestros trabajos y experiencias un lugar más amigable y feliz.

Cada habilidad que tenemos, o cada aspecto de nuestra vida, por ejemplo, el trabajo, y dentro de esto , las habilidades profesionales, el trato con los entornos, nuestra disposición para aprender o cambiar, el deporte y que tan bueno nos volvemos, el arte, la comunicación, la empatía, o cualquiera de las habilidades blandas o duras, etc.  están vinculadas a un grupo de “Neuronas”, que tienen que ver con estas áreas, estas están conectadas por “Sinapsis”, que forman “cables o circuitos”, que se comunican entre sí, e influyen en tu actuar diario ante situaciones diversas, cualquier acción que incorporemos, o hábitos nuevos, cambiaran de manera inequívoca, las conexiones neuronales, que tienen que ver con esta habilidad.